IINFORMACIÓN TÉCNICA

Durante los últimos 30 años, el cerdo ha gozado de una fama muy mala, sin embargo, estudios realizados en España por Rodríguez Jerez señalan el beneficio de la grasa de cerdo incorporada a la dieta diaria como factor de prevención de distintas enfermedades ya que su composición está basada en varios ácidos grasos, siendo 4 los principales: oleico, linoleico, palmítico y esteárico.

El ácido oleico,  mejor conocido como omega 9, también se encuentra como componente principal del aceite de oliva. De este ácido graso puede llegar a contener hasta un 45% de su composición, por lo que es la mayor fracción.

El ácido linoleico también llamado  omega 6 es un ácido graso esencial que no puede ser metabolizado por el cuerpo humano, por lo que debe ser obtenido a través de los alimentos. La manteca de cerdo contiene hasta un 15% de este.

El ácido palmítico  es el ácido graso más abundante en la leche materna, y generalmente se adiciona en algunas fórmulas maternizadas para lactantes. Conteniendo la manteca de cerdo hasta un 23% de este ácido graso.

El ácido esteárico es un ácido graso que de forma natural es sólido a temperatura ambiente, por lo que se ha pensado en él como una alternativa al uso de grasas TRANS. La razón de escoger el ácido graso esteárico es que no es tan perjudicial para el colesterol como las grasas hidrogenadas. «Nuestro  organismo no lo incorpora por lo que se excreta mucho. Y si se llega a  incorporar, el hígado lo transforma en un más beneficioso ácido graso oleico, que es el que va a la sangre». De ácido esteárico, la manteca de cerdo contiene cerca de un 12%.